Personal tools
Sections
You are here: Home

Pocas personas saben hoy que cuando se crearon las primeras agencias de noticias en el siglo XIX, la Havas francesa y la británica Reuter dividieron el mundo entre ellas. La división siguió las fronteras de los dos imperios coloniales. América Latina fue a parar a manos de Havas, mientras Reuter se quedó con Estados Unidos. La primera agencia estadunidense que rompió el monopolio fue la United Press International (UPI), alegando que Estados Unidos no podía ser visto a través de los ojos británicos, un argumento muy parecido a la queja del tercer mundo contra el monopolio de información del Norte.

 

La lógica prohibicionista y moralista caracteriza al modelo actual

La Declaración de Antigua, adoptada por la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) de junio, y el Informe sobre Drogas en las Américas, presentado por el secretario general José Miguel Insulza, son una excelente apertura al diálogo político. Reposiciona a la OEA frente al enfoque conocido como “guerra contra las drogas”. También es un nuevo desafío sobre las relaciones de Estados Unidos con América Latina y el Caribe. No se trata de un debate nuevo, lo ejemplifica la Comisión Global para Políticas de Drogas integrada por ex presidentes. Desde la sociedad civil y sus organizaciones, tanto dentro como fuera de Estados Unidos, se han dado enfoques críticos no siempre debidamente escuchados.

Batalla entre el consenso multilateral y la ley del más fuerte

La reciente cumbre del Grupo de los Veinte (G-20), que reunió en San Petersburgo a los principales países desarrollados y emergentes, puso de relieve que la relación bilateral entre Rusia y Estados Unidos atraviesa por uno de sus peores momentos desde el fin de la guerra fría, hace ya casi un cuarto de siglo. Puede parecer extraño –a la luz del pacto alcanzado por Rusia y Estados Unidos en Ginebra para destruir las armas químicas de Siria– afirmar que, cuando se desvanezca el efecto mediático, la agenda bilateral del Kremlin y la Casa Blanca volverá a estar marcada por las discrepancias irreconciliables con que los respectivos presidentes, Vladimir Putin y Barack Obama, arribaron a la reunión de la Ciudad del Neva, la antigua capital del imperio zarista.

Rainer Maria Rilke siempre quiso vivir en Rusia, lo supo desde que pisó Moscú por primera vez, en 1897, cuando tenía 21 años y aún no era para el mundo el poeta supremo que llegaría a ser (para los rusos que lo conocieron en ese viaje sólo era el atentísimo acompañante de la voluble Lou-Andreas Salomé). Volvió dos veces más en los cinco años siguientes y buscó en vano un mecenas que se hiciera cargo de sus espartanos gastos (entre los que se negaron estaba Suvorin, el magnate de la prensa que apadrinaba a Chéjov). El plan nunca funcionó. Cuando surgió la posibilidad de instalarse en París como secretario de Rodin, el curso de su vida adoptó la dirección que todos conocemos: se convirtió en el poeta en estado puro, el poeta errante que no lograba encontrar su casa en ninguna parte. Su amor por Rusia se volvió pura añoranza, la misma que habrían de padecer los rusos que abandonaron en oleadas su país desde 1905 en adelante. Hasta que les fue perdiendo el rastro, Rilke envió ejemplares de cada libro que publicaba a los rusos que habían sido gentiles con él allá, en particular al pintor Leonid Ossipovich Pasternak (que lo había llevado a conocer a Tolstoi).

EDITORIAL

Los avances científicos devienen tecnologías a las que la rama editorial –informativa y de opinión– no escapan. En la última década del siglo pasado y, más aún, en lo que va de éste, ese terreno se ha transformado en un campo en disputa entre la letra impresa y los cada vez más abundantes medios electrónicos –televisoras abiertas o por cable de paga; expansión de las emisoras de radio comunitarias que dan servicios a las sociedades a las que se dirigen–, más los emergentes, donde Internet parece ser el espacio en el que se darán –y quizá se diriman– estas lides.

 
AÑO 2, NÚMERO 18, OCTUBRE 2013
Ver PDF
AÑO 2, NÚMERO 17, SEPTIEMBRE 2013
Ver PDF
AÑO 2, NÚMERO 16, AGOSTO 2013
Ver PDF
AÑO 2, NÚMERO 15, JULIO 2013
Ver PDF
AÑO 2, NÚMERO 14, JUNIO 2013
Ver PDF
AÑO 1, NÚMERO 13, MAYO 2013
Ver PDF
AÑO 1, NÚMERO 12, ABRIL 2013
Ver PDF
AÑO 1, NÚMERO 11, MARZO 2013
Ver PDF
AÑO 1, NÚMERO 10, FEBRERO 2013
Ver PDF
AÑO 1, NÚMERO 9, ENERO 2013
Ver PDF
AÑO 1, NÚMERO 8, DICIEMBRE 2012
Ver PDF
AÑO 1, NÚMERO 7, NOVIEMBRE 2012
Ver PDF
AÑO 1, NÚMERO 6, OCTUBRE 2012
Ver PDF
AÑO 1, NÚMERO 5, SEPTIEMBRE 2012
Ver PDF
AÑO 1, NÚMERO 4, AGOSTO 2012
Ver PDF
AÑO 1, NÚMERO 3, JULIO 2012
Ver PDF
AÑO 1, NÚMERO 2, JUNIO 2012
Ver PDF
AÑO 1, NÚMERO 1, MAYO 2012
Ver PDF
 

Copyright © 1996-2014 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.